dimecres, 26 de gener de 2011

Ni Caso!

Avuí, un altre memorable article d'opinió aparagut dimarts a La Vanguardia. Aquest com d'en Miquel Roca. ¿Alguien da más?

Ni caso!

De todo esto, ni caso; no interesa alimentar un debate que sólo satisface a los que lo provocan

Artículos | 25/01/2011 - 12:42h


Lo anticatalán vuelve a estar de moda. Como una constante en la historia, este es un fenómeno que aparece y desaparece en función de los criterios y momentos más diversos. Muy a menudo al compás de procesos electorales en puertas, en otros para esconder las causas profundas de crisis económicas o sociales. Por lo que fuere, lo anticatalán es un refugio para cobijar frustraciones, resentimientos y ambiciones de poca monta que, además, da buen rédito electoral o, en todo caso, así lo entienden los voceros de esta actitud.

No podemos dejarnos arrastrar por este fenómeno. No conviene a nadie; ni a los propios artífices de la campaña que, a la larga, acaban desdiciéndose de sus propias acusaciones. Pero, sobre todo, no le conviene a Catalunya, que tiene otros problemas más importantes de los que ocuparse para hacer frente a una grave crisis que comporta dedicación prioritaria, urgente y obsesiva.

No podemos estar pendientes de las absurdas acusaciones sobre las autonomías como responsables de la crisis, que en el planteamiento de los denunciantes se lee como Catalunya responsable de la crisis. Ni podemos perder el tiempo con el debate del pinganillo en el Senado, ignorando o menospreciando el sentido y alcance de esta institución como Cámara de representación de las nacionalidades y regiones, símbolo de la pluralidad del Estado, en la que tienen acogida las diversas lenguas oficiales de España. Si esto no es serio, menos lo sería negar la realidad. La libertad y el pluralismo tienen costes; pero estos costes son mucho más económicos que los que la historia nos recuerda como expresión de la intolerancia y la negación de la libertad. Que cada uno elija en qué lado quiere estar.

Ni caso; de todo esto, ni caso. Nosotros a lo nuestro. A luchar por salir de la crisis; a defender la identidad tan trabajosamente recuperada. Mirar hacia delante, sin nostalgias ni vindicaciones relacionadas con el pasado. No interesa alimentar un debate que sólo satisface a los que lo provocan; no conviene crear una espiral absurda de lenguaje insultante, agrio y sin sentido. Ahora, no toca. Seguramente, no debería tocar nunca.
Pero ahora, ni caso.




CONTINUARÀ...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada