dijous, 20 de gener de 2011

Català al Senat?

Ja hi tornem a ser.
Està clar, mentres siguem 'invisibles', la pell de toro ens tolera (o ens ignora, que ve a ser el mateix). Ara bé, quant gosem aixecar un dit (pel motiu que sigui) o fer un paset endevant, llavors ens embesteix enfurismat, sigui pepero, sociata, o simplement ciudadano de a pié, mondo y lirondo.
Cal ser més explicit?  No, oi?
Així que no em puc resistir a trasncriure l'article de opinió d'avuí a La Vanguardia de la Pilar Rahola, com sempre, enginyosa, punxant, sarcàstica, i com no, amb molt d'humor. Olé per la Rahola!


El castellano forjó el imperio y como no quedan colonias para llevar la buena nueva, queda CatalunyaPilar Rahola

Pilar Rahola



"Si yo fuera catalán, hablaría catalán en el Parlament de Catalunya", decía –o lo intentaba– el socialista Antonio Miguel Carmona, cuyo verbo sensato suena a extraterrestre en las tertulias de Intereconomía. Y claro, tal disparate soliviantó a los presentes, incluyendo a Alicia Sánchez Camacho, para quien tal lógica resultó ser un anatema. Las cosas de Catalunya…, que un tipo de Madrid defiende el catalán en Madrid, y es una catalana la que lo pone a caldo. Por cierto, habría que pasar las intervenciones de Alicia en el Gato por TV3, para ilustrarnos. ¿Se pueden tener dos lenguas mentales, en función de la tertulia? Es decir, ¿se puede ser tan ideológicamente bífido? Porque la Alicia de Barcelona parece catalana, pero la de Madrid parece la versión femenina del Mío Cid.
El debate referido iba de lo que fueron todos los debates del día, donde los guardianes del Santo Grial español lanzaron sus indignadas puyas contra el sacrilegio que acababa de sufrir el Senado: ¡se había hablado en catalán! Y los catalanes podemos permitirnos muchas cosas, incluso hablar nuestro idioma en nuestro territorio, si no molestamos demasiado. Pero hablar en catalán en la cámara de representación territorial del Estado que nos representa y que pagamos, ¡habráse visto tamaña impertinencia! Hay cosas con las que no se juega, y una de ellas, desde los tiempos inmemoriales de la España inmemorial –que debe de ser bíblica–, es el idioma castellano. El castellano forjó el imperio, y ahora que no quedan colonias para llevar la buena nueva mesetaria, queda Catalunya para mantener vigilante a Agustina de Aragón. Pero como ocurre con todas las reservas de indios, las fronteras que impone el hombre blanco son inviolables, y si los pieles rojas catalanufos las traspasan, merecen la ira de los dioses.
Poco importa que el catalán sea anterior a España, a Isabel la Católica, a FelipeV y hasta sea anterior a Manuel Fraga, que es más antiguo que todos ellos, porque lo único que importa es que España sólo se puede representar en el idioma de la Real Academia. Cualquier violación de este principio del catecismo del buen español despierta el alma de la Santa Inquisición. ¡Lo que se ha llegado a oír, por unas frases en catalán! Lo más suave ha sido de la carestía de la traducción, argumento muy sólido e inapelable. Todo el mundo sabe que el problema de los cuatro millones de parados se resolvería con esta sacrílega partida, cuya bondad sólo se asienta en la voluntad de recordar el carácter plurilingüístico del Estado. ¡Qué tontería! Los españoles no están para salvar lenguas milenarias, cuyo patrimonio a la humanidad es una chiquillada. ¡Donde estén los toros, que eso sí que es España!
Y así hemos andado estos días, por los caminos de la mutua comprensión y el respeto a la pluralidad cultural. Es lo que tiene este bonito país, que es el paraíso de los pueblos.

CONTINUARÀ...

 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada